Diócesis de Nuevo Casas Grandes

"En tu nombre echaré las redes"  Lc 5,5

 

MARCO HISTÓRICO

La fe llegó a nuestra región en el siglo XVI. La semilla de la fe está viva desde entonces en estos lugares. Desde ese siglo se crearon las primeras estructuras eclesiales.


RASGOS GENERALES

La prelatura de Nuevo Casas Grandes (Neograndicasensis) fue erigida por su Santidad Pablo VI el 13 de abril del 1977, con la Constitución Apostólica “Praecipuum Animarum Bonum”. Todo el territorio de esta Prelatura fue tomado de la Diócesis de Cd. Juárez, comprendiendo los municipios de Nuevo Casas Grandes, Ascensión, Casas Grandes, Galeana, Ignacio Zaragoza, Janos y San Buenaventura (AAS, 1977, pág. 417). Fue consagrado como primer Obispo Mons. Hilario Chávez Joya, Misionero de la Natividad de María (MNM) el 7 de julio del 1977 por el Delegado Apostólico Mario Pio Gáspari, iniciando ésta Nueva Iglesia Particular con 12 sacerdotes, a semejanza de los 12 apóstoles con los que inicio Cristo más de dos mil años su divina acción evangelizadora. Se eligió como Catedral la hasta entonces la Parroquia de la Medalla Milagrosa, en la Ciudad de Nuevo Casas Grandes, Chih.

Las primeras noticias históricas de la región provienen de las crónicas de la experiencia de Alvar Núñez Cabeza de Vaca, quien desembarco en la Florida en 1528, y caminando hacia el occidente, atravesó el Rio Bravo, pasando por Paquimé, la zona arqueológica más importante de la región, y llegando hasta Culiacán, en el Estado de Sinaloa.


El profesor Don Zacarías Márquez señala que por mera lógica, la primera misa en tierras chihuahuenses se celebró en el Valle de San Bartolomé (hoy Valle de Allende), por Fray Pedro de Espinareda, quien acompañaba a Francisco de Ibarra en la conquista de la Nueva Vizcaya; pero acerca de la celebración de una misa en la Pascua de 1565 en Paquimé (Casas Grandes), por Fray Pablo de Acevedo, también acompañante de Ibarra no está deducido sólo por la lógica, como en el Valle de San Bartolomé, sino que consta en el relato que Baltazar de Obregón hace en su crónica.


El profesor Márquez también nos relata cómo Fray Juan de Balboa, acompañante del Gobernador Antonio de Oca y Sarmiento, quienes por encargo del Virrey Márquez de Mancera, Visitan hasta Casas Grandes. En 1789, el intendente Felipe Díaz y Ortega, Gobernador y Capitán de la Nueva Vizcaya, solicita una mayor asistencia de frailes y propone a Casas Grandes como asiento de una Nueva Sede Episcopal.

A finales del siglo XVI, Janos y Casas Grandes eran atendidas por los franciscanos que pertenecían a la custodia de San Pablo de Nuevo México, mientras que las demás misiones de Chihuahua (entre las que cuenta San Buenaventura) pertenecían a la provincia de Zacatecas.

Estas misiones tuvieron problemas económicos, y fue necesario un subsidio de parte de la Corona, el cual denominaba “Sínodo”, se mantuvo hasta el siglo XIX. También existieron diversos problemas jurisdiccionales entre el Arzobispo de Durango, los franciscanos y los jesuitas. Los misioneros franciscanos de Nuevo México y los de Zacatecas tuvieron diferencias sobre quien debería ocuparse de la región Noroeste de Chihuahua, con San Antonio de Casas Grandes como centro de acción pastoral.

ALGUNOS DATOS PARTICULARES     -      CASAS GRANDES

Fray Juan de Suárez evangelizó a los Sumas cerca de Casas Grandes en los años anteriores a 1660; los mismos indios enviaron una delegación a Parral el 24 de diciembre de 1660 para pedir al Gobernador Gorráez que les enviara frailes para evangelizarlos.

En 1661 el Capitán Andrés de García reunió a los indios y fundó la población de San Antonio de Casas Grandes, a donde en 1663 llegó el primer fraile llamado fray Andrés de Páez. En ese mismo año, fray Andrés de Mendoza, saliendo de Casas Grandes, recorrió la sierra y, después de seis meses, congregó doscientas familias en lo que se le llamó Namiquipa.

En 1665 el provincial de Zacatecas, fray Antonio de Valdés, estableció misioneros en Santa María de las Carretas y en Santa Ana del Torreón, en el que hoy conocemos por Galeana. Por estas épocas destaca la labor de fray Pedro de Aparicio y fray Nicolás Hidalgo, quienes fueron muy estimados, especialmente el primero, entre los habitantes de Casas Grandes. En 1667 el Gobernador Antonio de Oca y Sarmiento visitó Casas Grandes y los indios le pidieron que regresase fray Pedro Aparicio, quien se ocupaba de otros asuntos en ese momento.

Es notable que en el año de 1789 el Gobernador Felipe Díaz Ortega propuso a Casas Grandes como sede de una nueva diócesis.

Janos

Alrededor del año de 1580 fray Agustín Rodríguez, fray Francisco López y fray Juan Santa María evangelizaron a los Janos y a los Sumas, y establecieron misiones en Nuestra Señora de la Soledad de Janos, Santa María de las Carretas, San Francisco de los Sumas y Santa María Magdalena. Sin embargo fueron martirizados por los Sumas y su obra desapareció por varios años. En el año de 1640 se establecieron de nuevo españoles en Janos, pero una vez más fue destruido el pueblo por la sublevación de los Janos en 1680. Posteriormente, en 1684 fray Juan Alvares reconstruye Nuestra Señora de la Soledad de Janos; en ése tiempo también el lego fray Manuel Beltrán fue muerto por los indios.

Por fin, en el año 1686, el 16 de octubre, se estableció el “Real Presido de San Felipe y Santiago de los Janos”, que contaba con una guarnición de soldados que protegía a los habitantes y los alrededores.

Galeana

En el año de 1620 fray Lorenzo Canto recorrió la cuenca del río Santa María, evangelizando a los indios. En 1651 Fray Gerónimo Birues habla de “el puente del Río del Torreón” (río Santa María). Finalmente el 24 de mayo de 1667 se funda Santa Ana del Torreón, hoy conocida como Galeana, que fue once años después encomendados al cuidado del cura Fray Juan Duque, nombrados por el obispo de Durango, y cuya jurisdicción incluía Casas Grandes

Nuevo Casas Grandes                       

A raíz del proyecto de establecer una estación de ferrocarril, las compañías Río Grande y Sierra Madre compraron tierras a Jerónimo Azcárate y Genovevo Portillo. La estación se inauguró el 13 de junio de 1892.

El 19 de abril de 1923 el Gobernador de Chihuahua, José Acosta Rivero, constituyó el Municipio de Nuevo Casas Grandes. Para el 22 de octubre de 1941 Nuevo Casas Grandes se estableció como cabecera del distrito judicial de Galeana.

San Buenaventura

Esta población fue fundada por fray Gabriel de Montes de Oca, trayendo indios de Sainápuchic, Chihuahua en 1660, estableciéndose en la cuenca del río Santa María, en el valle de San Buenaventura. Al parecer desde antes de la llegada de los españoles en la época de la Conquista, por la región noroeste del estado, se encontraban asentamientos humanos de los Sumas. De acuerdo con la división política de la Nueva España, San Buenaventura dependía de la alcaldía mayor de San Antonio de Casas Grandes, en el siglo XVII. También se vieron en la revuelta los indios de Janos, Jácomes, Sumas y del presidio de Janos, quien informó al Conde de Galve, el plan de pacificar el área, lográndose gracias a la ayuda de tropas provenientes de la capital de la Nueva Vizcaya, las que llegan a San Buenaventura a recibir gente blanca, mismos que de inmediato solicitan terreno a la corona, siendo la primera denunciante Doña Catalina Sánchez de Villela, en el año 1678 ante el Gobernador de la nueva Vizcaya, Don Lope de Sierra y Osorio. Los primeros asentamientos de bautizos se realizaron con los hijos de los soldados españoles el 13 de septiembre de 1703 por el padre fray Francisco Xavier Ponce de León. En 1710 quedan los terrenos vacantes y fueron denunciados por Nicolás Ponce. A partir de 1760 estaba subordinada al presidio militar de Villa de San Juan Nepomuceno, esto fue obligando a que pueblos y Haciendas fueran destruidas por los apaches que en guerra a muerte con los comanches y el hombre blanco, asolaron la región.

En 1820 fue promulgado municipio. En 1935, por iniciativa del entonces Gobernador del Estado, Gral. Rodrigo M. Quevedo y siendo Presidente de la Republica el Gral. Lázaro Cárdenas, le quita, como a muchos otros, el “San”, declarándolo así municipio libre y soberano de Buenaventura, con cabecera en la población del mismo nombre. Por decreto del día primero de Julio de 1995 a iniciativa de la población y siendo presidente Municipal el C. Ing. Manuel Fernández Ponce y párroco el Pbro. Martin Salgado Servín, el Congreso del Estado autoriza que la cabecera municipal vuelva a tomar su nombre original: San Buenaventura.

Ricardo Flores Magón

En una tradición muy antigua se nos relata que la imagen de la Virgen del Carmen “se apareció” sobre la peña que se encuentra en los límites con el ejido vecino de San Isidro, a tres kilómetros, junto al panteón, donde actualmente existe una pequeña capilla. De aquí le viene el nombre a la Hacienda: “Ntra. Señora del Carmen de Peña Blanca”. La señora Carmelita Alvarado de Baca, nacida ahí el 6 de Diciembre d 1906, recibió ésta tradición de sus tíos, quienes además le relataban que ésas tierras eran de unos “padrecitos”.

La imagen fue llevada a la capilla vieja, que ahora es salón parroquial y después al templo actual.

La cabeza y las manos de la imagen de la imagen son de marfil y el cuerpecito de madera. Los rasgos de su cara son finos y con cierto aire de japonesita. No tiene niño como comúnmente se presenta a la virgen del Carmen, pero se dice que en un principio sí lo tenía y que en algún momento en que se bajó la imagen para limpiarla o arreglarla, fue sustraído y jamás se ha podido recuperar. El sacerdote Lic. Don José García de Valdés, hacia el año 1728, recibió en merced las tierras en las que se formaron las Haciendas del Carmen de Peña Blanca y de san Lorenzo. Fallece en 1743 y las hereda a su sobrino, el sacerdote Don Francisco Irene García de Valdés.

Del 13 al 20 de Octubre de 1779 se aloja en esta Hacienda el Primer Comandante General de las Provincias Internas, el Caballero de Croix. Fray Juan Agustín de Morfi llevaba meticulosamente el diario de viaje y describe abundantemente la región. Morfi dice que los trabajos de las labores le tenían en la miseria a no ser por la mina de plata que encontró el sacristán en la Sierra de la Mohina. Traían abundante carbón de la Sierra del Pajarito.

En los tiempos de la Colina, el Carmen era camino real de tierra adentro hacia Nuevo México. Don Juan de Oñate, dejó las rutas que seguían las riveras de los ríos Conchos y Bravo y usando los caminos que tenían los indios e inventando otros, siguió otra ruta más directa de Chihuahua pasando por el Carmen y el Carrizal hasta el Paso del Norte y de ahí las cruces, hasta la búsqueda de la Cíbola.

Dice el padre Guillermo Porras Muñoz que el propietario dejó el Carmen en herencia a la Catedral de Durango, fue desamortizada durante la Reforma y en 1892 fue adquirida por Luis Terrazas. Después se vendieron las propiedades de Terrazas a la caja de préstamos y posteriormente en 1922, el Gobierno la expropió convirtiéndola en una colonia agrícola. Un decreto gubernamental del primero de Julio de 1935 le dio el nombre de Ricardo Flores Magón, aunque mucha gente, especialmente los ancianos, le siguen llamando el Carmen.

San Lorenzo 

En el 1728 se le conceden las tierras de San Lorenzo al Lic. Pbro. D. José García de Valdés, aunque el profesor Don Zacarías Márques Terrazas en su libro: “Origen de la Iglesia en Chihuahua (pg 151), señala que las mercedes más antiguas de la Hacienda de San Lorenzo se extendieron en 1674 a Don Domingo de Apresa y Falcón.

García Valdés estudio en el Convento Dominico de Sombrerete y fue ordenado en 1703. Había demostrado su entrega misionera entre los mineros, primero en Cusihuiriachi y después en Santa Eulalia en 1708, padeciendo grandes incomodidades. Asistió a la fundación de San Francisco de Cuéllar y Chihuahua, hoy la Capital del Estado pasando a residir en ella como cura Coadjutor, nombramiento recibido por el Obispo Don pedro Tapiz el 12 de Agosto de 1715.

En 1776, la población de San Lorenzo era de 290 personas, 35 de ellas estaban pertrechadas con escopetas y flechas para defender la Hacienda de los continuos ataques de los apaches. En 1872, los dueños eran Don Juan Escudero y su esposa de quienes la compró Don Luis Terrazas. El Templo fue construido en 1892; en el ala derecha del templo está grabado el nombre del maestro constructor: inocente Reyes y en el ala derecha está el sepulcro de Adela Muñoz (1849-1895) con la imagen de Santa Elena abrazando la Cruz.

Quizá de éste periodo sea la casa de la Hacienda (hoy salón ejidal), la casa del administrador (al otro lado de la Iglesia), el molino con su criba y las bodegas que están enfrente de dicho molino.

Doña Belén Saláis Cárdenas, que nace el 26 de Enero de 1911, desde sus 15 años fue la encargada de cuidar el templo. Recuerda el día en que visitaba el pueblo el Señor Guízar y Valencia, por entonces Arzobispo de Chihuahua: el Obispo venía entrando por la calzada frente al templo y desde lejos alcanzó a ver cómo el campanero, quien en ése momento repicaba las campanas, se venía abajo desde lo alto del templo, el Obispo lo auxilió y le celebró la misa. Padecía de ataques y le afectó la emoción de la visita Episcopal.

Juan Mata Ortiz

Juan Mata Ortiz se fundó en el año de 1903; JOVALES

Jovales se fundó en el 1929

Pancho Villa (Janos) 1968

Monteverde en 1970

San Pedro (Janos) en 1971

La Ascensión

A raíz de los problemas políticos originados en la Mesilla, N.M., recientemente anexada a los EUA, un grupo de familias decida abandonar ese país. Solicitan permiso a México y se les otorga el asentamiento en una franja que ya conocían y que se ubicaba en el Valle de Ascensión, muy cerca de una gran laguna. A finales del mes de Diciembre de 1971 llega a “La Bajada”. El 1 de Enero de 1872, fecha en que por primera vez se celebra un acto religiosos en lo que sería actualmente Ascensión, su guía espiritual, el Padre Jesús María Baca, sería el primer sacerdote fijo que tuvo la Iglesia Hasta 1875, fecha en que muere. El Señor Ignacio Orrantia fue la persona que guio a este grupo de familias procedentes de la Mesilla.

El Valle de la Ascensión ya ostenta éste nombre desde el siglo XVII, y la iglesia que se construye en 1885, fue primero consagrada a la Inmaculada Concepción o la Purísima, hermosa imagen que aún se conserva en el templo actual. En 1958 se termina el templo y se erige como parroquia ahora de la Ascensión del Señor, quien es el patrón definitivo. El Padre Lorenzo Terrazas es el primer párroco, cuya jurisdicción abarcaba desde Puerto Palomas hasta ejido Pancho Villa, incluyendo Janos.

Colonia Juárez

La colonia Juárez es fundada el 21 de marzo de 1886 por inmigrantes mormones, procedentes de Estados Unidos, quienes actualmente representa una importante fuerza económica en la fruticultura, y que a través de su constante trabajo proselitista y sus escuelas, han logrado cierta influencia en la región.

Fuentes

Porras Muños, Guillermo: “Haciendas de Chihuahua”, Gobierno del Estado de Chihuahua, México, 1993

Márquez Terrazas, Zacarías: Origen de la Iglesia en Chihuahua”, Editorial Camino, Chihuahua, 1991.

Entrevistas a la Señora Belén Saláis Cárdenas y al señor José Romero Pino en Agosto de 1998 en San Lorenzo, y la señora Carmen Alvarado de Baca, en Ricardo Flores Magón.